El embargo de sueldo o pensión y la concurrencia de embargos sobre un mismo sueldo

En fase ejecutiva, siempre se solicita una averiguación patrimonial a través del punto neutro judicial, a fin de obtener información sobre la solvencia del ejecutado. Es especialmente positivo si del informe de la Tesorería General de la Seguridad Social se desprende que el deudor percibe un sueldo, y mayor es la alegría del ejecutante cuando en edad de jubilación el deudor percibe una pensión de cuantía superior al salario mínimo interprofesional. Pero, ¿cómo se calculan dichos embargos? Y, ¿qué hacemos si sobre su sueldo o pensión ya se le está aplicando un embargo previo?

El artículo 590 de la LEC habilita a realizar una investigación judicial del patrimonio del ejecutado, mediante la cual “el Secretario judicial acordará, por diligencia de ordenación, dirigirse a las entidades financieras, organismos y registros públicos y personas físicas y jurídicas que el ejecutante indique, para que faciliten la relación de bienes o derechos del ejecutado de los que tengan constancia”. Dicha investigación, más conocida en el argot jurídico simplemente como averiguación patrimonial, se obtiene a partir del Punto Neutro Judicial, que es una red de servicios que ofrece a los órganos judiciales los datos necesarios en la tramitación judicial mediante accesos directos a aplicaciones y bases de datos del propio Consejo, de organismos de la Administración General del Estado y de otras instituciones con objeto de facilitar y reducir los tiempos de tramitación, de aumentar la seguridad, y de mejorar la satisfacción de los usuarios.

Mediante este mecanismo, el Juzgado da traslado a la parte ejecutante de un amplio abanico de información que es su interés, tal como las entidades bancarias donde el deudor tiene cuentas corrientes, información de la TGSS e INSS sobre su vida laboral, si actualmente trabaja o está jubilado, si está percibiendo algún tipo prestación como la de desempleo, informe de la DGT sobre los vehículos de su propiedad, información catastral para conocer sus propiedades, o información sobre su domicilio que la podemos hallar del padrón municipal, del INE o del Registro de la Policía. 

Una vez llegados a este punto, si el resultado de la TGSS es positivo y percibe un salario neto superior al salario mínimo interprofesional, tendremos que solicitar que se oficie a la mercantil donde el deudor esté dado de alta a fin de que proceda a embargar la parte correspondiente del sueldo según la escala que dispone el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. 

En el escrito de solicitud de embargo, es importante citar el artículo 591.2 LEC, a fin de apercibir a la entidad de su deber de colaboración con la administración de justicia y la posibilidad de que si no actúa en este sentido, se les puede imponer multas coercitivas periódicas. Así pues, este 591 en su apartado 1º, dispone que “todas las personas y entidades públicas y privadas están obligadas a prestar su colaboración en las actuaciones de ejecución y a entregar al Secretario judicial encargado de la ejecución o al procurador del ejecutante, cuando así lo solicite su representado y a su costa, cuantos documentos y datos tengan en su poder y cuya entrega haya sido acordada por el Secretario judicial, sin más limitaciones que los que imponen el respeto a los derechos fundamentales o a los límites que, para casos determinados, expresamente impongan las leyes”. 

Llegados a este punto, debemos saber que para proceder al cálculo del embargo, hay que tener en cuenta varios elementos: 

1. La cantidad embargable se calcula a partir de la cantidad líquida que percibimos –salario neto-. Es decir, el salario bruto menos el descuento por retenciones de IRPF y Seguros Sociales.

2. Que es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional (art. 607.1 LEC).

3. Que este salario mínimo varía cada año, estando establecido a lo largo del presente 2016 en 655,20€ mensuales, que anualmente equivaldría a 9.172,80€ contabilizando catorce pagas. Este dato lo podemos obtener a través de el siguiente enlace.

4. En los meses en que se abona paga extra, la Administración computa como inembargables dos SMI, con lo que en el cómputo anual, se respetan como inembargables 14 pagas, correspondientes a 12 pagas correspondientes a cada mes del año y 2 pagas extras. No obstante, no podemos obviar que aún hay jurisprudencia contradictoria y es un aspecto de controversia. 

Tenemos que distinguir dos situaciones:

  • Cuando las pagas extras no están prorrateadas en las nóminas: En este caso, en los meses sin paga extra el primer salario mínimo interprofesional será inembargable. En los meses con paga extra, se sumará el líquido de la paga extra y de la nómina y los dos primeros salarios mínimos serán inembargables. A partir de dicha cantidad, los porcentajes serán idénticos a los comentados.
  • Cuando las pagas extras están prorrateadas en las nóminas: Para calcular los embargos, el primer tramo será el salario mínimo interprofesional prorrateado. Lo obtenemos multiplicando por 14 y dividiendo por 12 el SMI mensual. 

5. Si el ejecutado es beneficiario de más de una percepción, se acumularán todas ellas para deducir una sola vez la parte inembargable (art. 607.3 LEC).

6. Las retenciones del embargo de los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional, se efectúan de forma escalonada conforme a los porcentajes legalmente establecidos por el artículo 607.2 LEC, que procedo a transcribir textualmente: 

1.º Para la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del doble del salario mínimo interprofesional, el 30 por 100.

2.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un tercer salario mínimo interprofesional, el 50 por 100.

3.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un cuarto salario mínimo interprofesional, el 60 por 100.

4.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un quinto salario mínimo interprofesional, el 75 por 100.

5.º Para cualquier cantidad que exceda de la anterior cuantía, el 90 por 100.

No obstante, lógicamente es necesario para un jurista conocer la aplicación de esta escala, pero para no calcular manualmente cada embargo que tengamos interés en efectuar, recomiendo la calculadora oficial de la AEAT que encontraremos en este enlace. 

Éste es el procedimiento a realizar para calcular el embargo de la nómina. La cantidad que ha sido retenida por este concepto debe estar reflejada en la misma y la empresa tiene que comunicar al trabajador que su sueldo ha sido embargado.

7. El legislador no ha dejado que se pueda embargar libremente, sino que ha establecido cómo y cuánto se puede embargar, tratándose de una norma imperativa que no hace exclusión alguna. En el momento en el que determina cómo se pueden hacer los embargos de salarios, sueldos, pensiones, retribuciones o sus equivalentes no diferencia entre si se hace un único embargo o si se hacen dos o más, pues se limita a establecer un límite al embargo. Si en este caso el legislador no realiza distinciones, parece claro que el intérprete no puede hacerlo. Reflejo de tal criterio son, entre otros muchos, los Autos de la Audiencia Provincial de Guadalajara de 16 de septiembre de 2.004, de la de Burgos (Sección 3ª) de 7 mayo de 2.002, de la Sección Segunda de ese mismo Tribunal de 11 de julio de 2002, de la de Santa Cruz de Tenerife (Sección 1ª) de 5 febrero de 2.001, de la de Zaragoza (Sección Quinta) de 21 de septiembre de 2.000, de la de Burgos (Sección 2ª) de 14 enero de 2.000, de la de Guipúzcoa de 3 de noviembre de 1.999, de la de La Rioja (Sección Única) de 5 mayo de 1.998, y de la de Ávila de 15 abril de 1.999” (Auto AP GERONA, Sección 2ª, 28 de marzo de 2007, ROJ AAP GI 42/2007).

Así pues, en la actualidad pueden darse dos embargos sobre el mismo sueldo, siempre que el primero no haya consumido los porcentajes de la escala del artículo 607, pero si el primer embargante ha consumido los porcentajes de la escala, no es posible un segundo embargo.

Entendemos pues, que una vez agotadas las porciones embargables en un primer embargo, la cantidad restante se entenderá como inembargable. En este caso, tendremos que esperar a que la primera deuda para cuyo cobro se ha practicado el primer embargo se cobre íntegramente para que un segundo y ulteriores embargos puedan hacerse efectivos sobre ese salario, teniendo que comunicar al Juzgado mediante escrito que la mercantil que ya practica un embargo de otra ejecución, proceda a anotar nuestro embargo en cola para que tenga efectividad al finalizar el primero. 

Finalmente, os cito algunas resoluciones judiciales de Audiencias Provinciales que dejan clara la postura aplicable:

La Audiencia Provincial de Castellón, Sección 3ª, en Auto de 17 mayo de 2005, rec.167/2005 manifiesta que 

“(…) Siendo así que el articulo 607 LEC nada precisa en el sentido de que sea susceptible la aplicación de su escala de embargabilidad en sucesivas ocasiones tras una primera aplicación, esto es, al remanente de anteriores embargos, hemos de huir de una relativización gravosa para el sometido a la ejecución forzosa y ceñirnos a la literalidad del precepto, de suerte que no quepa la simultánea acumulación de embargos a que da lugar la resolución apelada.(…) Si el artículo 607.2 LEC fija los porcentajes de salario que pueden ser embargados al deudor en lo que exceda del mínimo interprofesional, los mismos solamente se habrán respetado en el primer embargo, por cuanto la práctica de ulteriores embargos sobre el salario resultante en la cuantía marcada por dichos  porcentajes dará como resultado que, sumando todo lo trabado, el deudor se habrá visto en definitiva privado de mayores porciones o porcentajes que los legalmente permitidos.”

Autos de AP Tarragona, (Secc. 3ª), 22 de enero de 2002, rec. 505/2002; AP Barcelona, (Secc. 12ª), 26 de marzo de 2004, rec. 866/2003 que expone que “(…) el salario no puede sufrir más traba que la que se deriva de la aplicación, una sola vez, de lo dispuesto en el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, de tal manera que, aunque el salario se embargue en dos procesos judiciales distintos, no cabe que, en virtud del segundo embargo, se retenga mayor cantidad de la que resulte de aplicar una sola vez el repetido artículo 607. 

Firmado: Gerard Rincón Andreu.
Redactor en Derecho & Perspectiva.


Fuentes:

-ORTELLS RAMOS, Manuel,  La ejecución dineraria. El embargo de los bienes. Embargo de sueldos y pensiones. http://guiasjuridicas.wolterskluwer.es

– Jurisprudencia citada.

– Ley de Enjuiciamiento Civil. 

Imagen:

– Bolsa Manía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *