El otro referéndum que preocupa a la UE: Italia decide su futuro

Los italianos votarán el próximo 4 de diciembre si están a favor o en contra de la propuesta de reforma constitucional presentada por el primer ministro del Ejecutivo italiano, Matteo Renzi. El resultado puede determinar el futuro no sólo de Italia, sino también del resto de países miembros de la Unión Europea. Para mayor suspense,  Renzi ha encadenado su futuro como primer ministro al resultado, lo que implicaría una celebración de elecciones generales anticipadas en caso de perder la votación. Todas las encuestas y estudios demoscópicos dan como vencedor al “no”, por lo que la movilización de Renzi y sus seguidores en apoyo a la reforma ha sido de grandes proporciones, alcanzando incluso a los italianos residentes en el extranjero.

1.¿Qué se vota el 4 de diciembre?

Italia siempre ha sido un país con problemas de estabilidad política en sus instituciones. De sobra son conocidas las caídas y ascensos al poder de nuevos gobiernos, sin llegar ninguno de ellos a acabar sus legislaturas. Los números son claros: desde la aprobación de la Constitución italiana en 1947 (y su entrada en vigor en 1948), Italia ha visto pasar 63 gobiernos. Casi nada. En casi 70 años, los italianos han visto ir y venir gobiernos casi tan rápido como caen las hojas en otoño. Por ello, no es de extrañar que se haya planteado una propuesta de reforma constitucional para cambiar esta costumbre y tratar de encauzar al país transalpino por una senda de estabilidad política (y económica). Sin embargo, aunque parece así de sencillo, el clima previo a la fecha clave nos dice todo lo contrario. Empecemos por ver qué se está proponiendo al ciudadano italiano.

Una de las reformas más destacadas e importantes para el devenir de Italia es la referida al llamado “bicameralismo perfecto”. Actualmente, Italia cuenta con dos cámaras legislativas: el Senado y la Cámara de Diputados. Dichos órganos ostentan un mismo poder legislativo, de tal manera que la aprobación de leyes y normas requiere su paso por ambos. A pesar de que el objetivo principal de este bicameralismo paritario era evitar un fácil ascenso al poder de nuevos “Mussolinis”, con el paso del tiempo fue evidente que este sistema sumía a los gobiernos italianos en una inestabilidad y caos constantes. Los tiempos parlamentarios se extendían hasta la extenuación para aprobar las normas, pues si éstas pasaban favorablemente por una de las cámaras, su fracaso en la otra obligaba a comenzar de nuevo el proceso legislativo. Por ello, la actual propuesta de reforma se basa en una centralización del poder legislativo en la Cámara de Diputados, de tal manera que el Senado pierde importantes competencias y funciones, reducidas, en términos generales, a actuar como una cámara de representación territorial y aprobar un limitado listado de normas (principalmente, ratificar tratados de la Unión Europea y aprobar modificaciones constitucionales). Además, el Senado vería también reducido su número de representantes, descendiendo de los 315 actuales a 100, de los cuales 5 serían elegidos por el Presidente de la República. Cabe destacar también que el Senado dejaría atrás su condición de cámara de representación directa, puesto que los nuevos senadores serían elegidos por los concejales regionales y alcaldes, con lo que se pretende reforzar la idea de su reconversión en una cámara de representación territorial. Sin embargo, los senadores mantendrían su inmunidad parlamentaria, algo que ha sido fuente de grandes críticas por parte de los detractores de la reforma.

Por el contrario, la Cámara de Diputados vería aumentadas sus funciones y competencias, así como su poder legislativo, pues una gran mayoría de normativas sólo requerirán el apoyo favorable de esta cámara para su entrada en vigor. Otro de los cambios hace referencia a la elección de los jueces del Tribunal Constitucional italiano: en caso de aprobarse la reforma, las cámaras no nombrarían de forma conjunta a los cinco jueces, sino que la Cámara de Diputados elegiría a tres, y el Senado haría lo propio con los dos restantes.

 En definitiva, unas reformas que cambiarían ampliamente el escenario parlamentario italiano. Los defensores de la reforma constitucional argumentan que los 44 artículos modificados (de los 139 artículos con los que cuenta la Constitución italiana) darían como resultado un sistema político reforzado del que nacerían gobiernos más estables y duraderos con amplias posibilidades de poder llevar a buen puerto sus propuestas legislativas, acortando los procedimientos y los plazos, así como una base para desarrollar un crecimiento económico que no despega en Italia desde finales de los años 90.

2. Las razones de los detractores de la reforma constitucional

Tras el anuncio de la propuesta de reforma constitucional, poco tardaron los partidos de la oposición en unirse en su rechazo al plan de Renzi. Para mayor escarnio, Renzi ha unificado aún más a la oposición (que va desde el populista Movimiento 5 Estrellas hasta Forza Italia, de Silvio Berlusconi, y la Liga Norte) después de declarar que un “no” a su propuesta supondría su dimisión. Con ello, el referéndum se ha convertido en un plebiscito sobre las políticas aplicadas por Matteo Renzi desde que llegó al poder en febrero de 2014. Además de la oposición parlamentaria, un destacado número de plataformas ciudadanas, movimientos estudiantiles y grupos de intelectuales han mostrado su rechazo a la iniciativa del primer ministro debido a, según argumentan, la peligrosa intención de centralizar un gran poder político en el ejecutivo. Asimismo, opinan que una redistribución de las competencias a favor de la Cámara de Diputados, trasladando al Senado a la posición de mera cámara territorial, implicaría la concentración de un poder político inimaginable desde la aprobación de la Constitución en 1947. Del mismo modo, creen que esta reforma no procede de Roma, sino de Bruselas y Berlín, entendiendo que se trata de una imposición de la UE y Alemania. Este argumento no resulta para nada una sorpresa, pues los partidos de la oposición coinciden en que se ha de plantear un referéndum sobre la continuidad o no de Italia en la eurozona. Además, añaden que esta reforma aumentaría los niveles de corrupción entre los parlamentarios (aún más que los que hay en la actualidad), debido a que el Senado cesaría en su función de control sobre la Cámara de Diputados.imagen-1

Cabe además destacar que incluso The Economist se ha posicionado recientemente a favor del “no”, señalando que las modificaciones propuestas por Matteo Renzi no son suficientes para mejorar la situación del país. Dichas modificaciones, señala la revista, deberían consistir en enfrentarse al verdadero problema de Italia: su resistencia histórica a las reformas. Igualmente, la revista añade que supone un gran riesgo para Renzi la nueva Ley Electoral (la cual otorga una mayoría parlamentaria al vencedor de las elecciones, permitiendo al ejecutivo no sólo aprobar sus iniciativas legislativas sino acabar las legislaturas electorales), pues puede ser el Movimiento 5 Estrellas el gran beneficiario de ella, y no tanto él y su partido, desgastado por la opinión mediática tras casi tres años de gobierno.

3. Efectos del referéndum: ¿otro Brexit?

 Analistas, inversores, medios de comunicación, encuestadores… Todos ellos tratan de dar respuesta a esta pregunta. A pesar de que durante el presente año las empresas demoscópicas no han pronosticado de forma acertada en ninguno de los grandes acontecimientos electorales (el Brexit y la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales norteamericanas), gran parte de las encuestas dan como vencedor al “no”.

¿Qué consecuencias podrían suponer un rechazo al referéndum? Parece claro que una de ellas sería la dimisión inmediata del primer ministro, después de anunciar que liga su futuro político al resultado del referéndum. La crisis política y la inestabilidad estarían aseguradas. Sin embargo, el mayor temor es que tras este acontecimiento se dé paso al adelantamiento de las elecciones a la Cámara de Diputados, y con ello a una hipotética victoria del Movimiento 5 Estrellas, debido al gran apoyo popular que está logrando en los últimos meses. Después de obtener unos buenos resultados en las elecciones municipales del pasado mes de junio, en las que se hizo con las alcaldías de Roma y Turín, parece cada vez más clara la posibilidad de catalogar al partido euroescéptico como alternativa de Gobierno al Partido Democrático de Renzi. Además, esta opción se hace aún más probable cuando le sumamos la nueva Ley Electoral aprobada el pasado año, la cual establece, entre otras cosas, que si ningún partido aúna como mínimo un 40% de los votos (dado que, de hacerlo, recibiría el llamado premio di maggioranza, consistente en recibir automáticamente 340 escaños de los 630 de la Cámara de Diputados), el ganador se decidirá en una segunda vuelta entre los dos partidos más votados. Con unas encuestas que sitúan al M5E en segundo lugar con hasta el 29% (y en primer lugar al PD de Renzi con el 30%), podemos concluir que las probabilidades de victoria de uno o de otro son prácticamente iguales. Estos datos podrían incluso acercar a la victoria al M5E aún más, al ser capaz de aglutinar a parte del electorado de centro derecha de Forza Italia y Liga Norte en una segunda vuelta debido al creciente malestar social y el hartazgo de la ciudadanía con la clase política. Además, siendo todavía pronto para entra a valorar un eventual Gobierno del M5E en su totalidad (su programa electoral contiene propuestas muy generales sin incidir en medidas concretas), observando sus declaraciones más recientes, es casi asumible que se pudiera dar un referéndum sobre la salida o no de Italia del euro a medio plazo, lo que supondría otro terremoto para la UE.

Por otro lado, una victoria del “sí” daría un gran respiro a Matteo Renzi. Al menos a corto plazo. Con las elecciones generales a la vuelta de la esquina (en principio, si no se adelantan, serán en 2018), el primer ministro tendría todavía tiempo suficiente para mejorar sus índices de aprobación y poder así tratar de conseguir una mayoría en la cámara. De hacerlo, contaría con los apoyos suficientes para continuar con las reformas que Italia necesita urgentemente para reducir su deuda pública (133% del PIB) y sanear su sistema bancario, entre otras cosas. A pesar de ello, una victoria de Renzi en el referéndum y, por consiguiente, una reanudación en la aplicación de reformas podrías dar alas al M5E y aumentar la crispación social, por lo que los pasos a dar deberían ser calculados con pericia y visión de futuro.

4. Conclusiones

Italia está entre la espada y la pared. Independientemente del resultado del domingo, el país mediterráneo se enfrentará a una situación de incertidumbre en el presente o bien la retrasará si no hace nada para remediarlo. Con una deuda pública que alcanza el 133% del PIB, uno de los sistemas bancarios más débiles de la UE, la crisis migratoria que experimenta y el hartazgo social, Italia no puede mantenerse en el mismo rumbo.

Por otro lado, los actores que también observan con mucha atención los acontecimientos en Italia son sus vecinos europeos. Un rechazo a la propuesta representaría una victoria de enormes proporciones para los partidos de la oposición, en especial para el Movimiento 5 Estrellas, acrecentando el sentimiento euroescéptico no sólo en Italia, sino también en países como Francia, Países Bajos y Alemania, con importantes citas electorales durante el año 2017. Es por ello que, a pesar de tratarse de un referéndum que a priori solo afectaría su resultado al devenir de Italia, la realidad nos muestra que las consecuencias se extenderían más allá de las fronteras de la península itálica, en mayor o menor medida. A partir de aquí, no nos cabe más que esperar al domingo.

Firmado: Salvador Otamendi Fudio.
Colaborador Permanente en Derecho & Perspectiva.


Fuentes:

– ITALY EUROPE 24. How vote would change the Italian Parliament. (23 de noviembre de 2016). Recuperado de: http://www.italy24.ilsole24ore.com/art/politics/2016-11-22/how-the-vote-would-change-the-parliament-171213.php?uuid=ADWhnrzB

– ITALY EUROPE 24. Referendum Countdown: Potential effects are not comparable to Brexit. (25 de noviembre de 2016). Recuperado de: http://www.italy24.ilsole24ore.com/art/politics/2016-11-23/referendum-countdown-potential-effects-are-not-comparable-to-brexit–200732.php?uuid=ADm8ph0B

– LANCHMAN, D. Europe’s other referendum (20 de junio de 2016). American Enterprise Institute.  Recuperado de: https://www.aei.org/publication/europes-other-referendum/

– LANCHMAN, D. An Italian financial crisis poses huge threat to global economy. (1 de septiembre). The Hill. Recuperado de: http://thehill.com/blogs/pundits-blog/finance/294185-an-italian-financial-crisis-poses-a-huge-threat-to-global-economy

– LANCHMAN, D. Italy faces fiscal momento of truth with December referendum. (17 de noviembre de 2016) The Hill. Recuperado de: http://thehill.com/blogs/pundits-blog/international/306560-italy-faces-fiscal-moment-of-truth-with-dec-referendum

– MAULDIN, J. The Italian referendum could result in the death of the Euro. (31 de agosto de 2016) Forbes. Recuperado de: http://www.forbes.com/sites/johnmauldin/2016/08/31/the-italian-referendum-could-result-in-the-death-of-the-euro/#8740d2711daa

– MÜNCHAU, W. El referéndum de Italia, clave para el futuro del euro. (22 de noviembre de 2016). Expansión. Recuperado de: http://www.expansion.com/opinion/2016/11/22/58336801e2704e3e7c8b4633.html

– THE ECONOMIST. Why Italy should vote no in its referendum. (26 de noviembre de 2016). Recuperado de: http://www.economist.com/news/leaders/21710816-country-needs-far-reaching-reforms-just-not-ones-offer-why-italy-should-vote-no

Imagen:

Pexels: https://www.pexels.com/photo/italy-flag-7522/

Salvador Otamendi Fudio

Salvador Otamendi Fudio

Estudiante de 4º Grado de Derecho y del Diploma de Especialización en Relaciones Internacionales y Gobierno de Instituciones en el Centro Universitario Villanueva, adscrito a la UCM.Ha sido miembro fundador de la European Law Students’ Association en el C. U. Villanueva, así como primero Secretario General y Presidente después. Interesado en política, relaciones internacionales y asuntos públicos, realizó prácticas en la Embajada de España en Ucrania durante el verano de 2015.
Salvador Otamendi Fudio

4 thoughts on “El otro referéndum que preocupa a la UE: Italia decide su futuro

  1. Aish… dichosas prisas!! Ayer leí tu artículo. Hasta se lo pasé a un colega que quería saber qué se votaba exactamente en Italia. Enhorabuena por la síntesis explicativa. Está genial.

  2. Muy bueno el artìculo Salvador. Hay que decir también que Renzi puso la cuestiòn desde un enfoque puramente polìtico, y esto, en mi opinòn, fue su principal error, es decir la semplificaciòn de la reforma. Como italiana y jurista puedo afirmar con conviciòn que la cuestiòn no era tan sencilla como la puso él. Habìa que ir màs allà de lo que estaba escrito en el proyecto de reforma y centar la atenciòn en los principios que inspiraron a “i padri costituenti” a la hora de escribir la carta constitucional para Italia y los italianos tras la segunda guerra mundial.

    1. Muchas gracias, Cinzia. Recibir un comentario de alguien a quien le afecta directamente este acontecimiento es especialmente relevante para mi. Coincido con tu postura. Renzi politizó la reforma hasta tal punto de, indirectamente, convertirla en un plebiscito sobre su persona y sus políticas en el Ejecutivo. No se analizaron todos los factores profundamente, ni dedicando el tiempo necesario para aprobar algo tan sumamente importante como es una reforma constitucional. Estaremos atentos a lo que ocurra a partir de ahora en Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *