Las horas sindicales

En primer lugar conviene aclarar una serie de conceptos previos para poder establecer quién tiene derecho a las horas sindicales y cuántas horas mensuales pueden ser reconocidas.

Las Secciones Sindicales y los Delegados Sindicales.

            Según se establece en el artículo 8.1 de Ley Orgánica de Libertad Sindical, (en adelante “LOLS”), “los trabajadores afiliados a un sindicato podrán, en el ámbito de la empresa o el centro de trabajo: a) Constituir secciones sindicales de conformidad con lo establecido en los estatutos del sindicato.” Esto, por lo tanto, supone que en cualquier empresa con dos o más trabajadores podrá constituirse un ente de este tipo.

            Dentro de las Secciones Sindicales surge una figura necesaria que no es otra que la del delegado sindical, tal y como se establece en el artículo 10.1 de la LOLS. Para que pueda existir, debe tratarse de una empresa o centro de trabajo con más de 250 trabajadores y debe ser elegido entre y por los afiliados al sindicato de dicha sección sindical. Un último requisito es que tengan representación dentro de la Representación Legal de los Trabajadores, bien a través de los Delegados de Personal o bien en el Comité de Empresa.

            Establece la LOLS, una doble vara de medir a la hora de conocer qué cantidad de Delegados Sindicales pueden ser escogidos por una Sección formada en la empresa y esta no es otra que la representatividad de la Sección Sindical en la empresa. Fija, así, el 10% de los votos en la elección del Comité de Empresa. En los casos en que se haya producido este 10% de los votos, el número de Delegados Sindicales será el siguiente en función del número de trabajadores (art. 10.2 LOLS):

  • De 250 a 750 trabajadores: uno.
  • De 751 a 2.000 trabajadores: dos.
  • De 2.001 a 5.000 trabajadores: tres.
  • De 5.001 en adelante: cuatro.

En el caso de que la Sección Sindical concreta no haya alcanzado ese 10%, sólo podrá tener un Delegado Sindical.

            Finalmente establece el artículo 10.3 LOLS, que “Los delegados sindicales, en el supuesto de que no formen parte del comité de empresa, tendrán las mismas garantías que las establecidas legalmente para los miembros de los comités de empresa…” De este modo, se enlaza con el artículo 68 del Estatuto de los Trabajadores (en adelante “ET”), el cual regula el crédito horario sindical o, más vulgarmente conocido como: “horas sindicales.”

Delegados de personal y Comité de Empresa.

            Existen, al margen de lo ya tratado, dos figuras que, como veremos más adelante, también tienen derecho al crédito horario, y estos son los Delegados de Personal y los miembros del Comité de Empresa.

            Como ya hemos visto, en cualquier empresa con dos o más trabajadores puede haber una sección sindical y, en las empresas con más de 250 trabajadores, éstas pueden elegir, con los requisitos ya vistos, al menos un Delegado Sindical.

            En el caso de estas dos figuras, también se establecen una serie de requisitos numéricos que afectan a si las elecciones van a ser a Comité de Empresa o a Delegados de Personal. El límite se establece en 50 trabajadores, de tal manera que entre 10 y 50 se podrán realizar elecciones a Delegados de Personal y en las empresas con más de 50 las elecciones serán a Comité de Empresa. Se establece en el artículo 62.1 ET una excepción a ese mínimo de 10 trabajadores para poder realizar las elecciones a Delegado de Personal y es la siguiente: “Igualmente podrá haber un delegado de personal en aquellas empresas o centros que  cuenten entre seis y diez trabajadores, si así lo decidieran estos por mayoría.”

            En este informe, de cara a no resultar tedioso, creo que es mejor de cara a la finalidad última del mismo, no entrar a contar el número de componentes del Comité de Empresa o el número de Delegados de Personal que pueden ser elegidos en función del número de trabajadores.

Las horas sindicales y sus peculiaridades.

            Tras la introducción y la explicación de los conceptos relevantes a efectos de comprender quiénes tienen derecho a las horas sindicales, delegados de personal, miembros del Comité de Empresa y delegados sindicales aunque no formen parte de ninguna de las anteriores instituciones,  paso a explicar cómo se ejercita este derecho y con qué bases.

            Este derecho a las horas sindicales se establece en el artículo 68 ET en su apartado e), que dice que tienen derecho a “Disponer de un crédito de horas mensuales retribuidas cada uno de los miembros del Comité o Delegado de Personal en cada centro de trabajo, para el ejercicio de sus funciones de representación, de acuerdo con la siguiente escala:

            1º Hasta cien trabajadores, quince horas.

            2º De ciento uno a doscientos cincuenta trabajadores, veinte horas.

            3º De doscientos cincuenta y uno a quinientos trabajadores, treinta horas.

            4º De quinientos uno a setecientos cincuenta trabajadores, treinta y cinco horas.

            5º De setecientos cincuenta y uno en adelante, cuarenta horas.”

            El número de trabajadores se contará en función de si la Sección Sindical se ha constituido a nivel de empresa o a nivel de centro de trabajo, es decir, en función de la representatividad que hayan decidido tener previamente.

            Se añade, por último, que “Podrá pactarse en convenio colectivo la acumulación de horas de los distintos miembros del comité de empresa y, en su caso, de los delegados de personal, en uno o varios de sus componentes, sin rebasar el máximo total, pudiendo quedar relevado o relevados del trabajo, sin perjuicio de su remuneración.”

            Es por ello que cabe hacer mención al artículo 38 del Convenio Colectivo de Oficinas y Despachos, con vigencia 2014/2017, que dice lo siguiente: “Con relación a los derechos y competencias de los delegados sindicales, este Convenio se remite al contenido de la Ley Orgánica de Libertad Sindical.

Pese a lo establecido en el párrafo anterior, en aquellas empresas o centros de trabajo con plantilla que exceda de 100 trabajadores y cuando los sindicatos o centrales posean en los mismos una afiliación superior al 10 por 100 de aquellos, la representación del sindicato o centra será ostentada por un delegado sindical.

            Asimismo, se establece que en las empresas o centros de trabajo que tengan más de 100 trabajadores, el delegado sindical podrá acumular las horas sindicales asignadas a la representación legal de los trabajadores de su mismo Sindicato, siempre y cuando que [sic] el delegado que acumule las horas no sea el único de su categoría profesional en la empresa.”

            Establece así el Convenio Colectivo que basta con tener un 10% de afiliación, y no exige, por tanto, que la representatividad se determine tras las elecciones al Comité de Empresa.  Añade, por otro lado, un punto importante y es la capacidad de que un delegado sindical acumule las horas de sus compañeros de sindicato, especificando que si es el único de su categoría profesional en la empresa, no podrá hacerlo. Esto supone que si salieran elegidos 3 miembros de ese sindicato y estamos ante una empresa de 100 trabajadores, podrá acumular el delegado sindical hasta 45 horas que dedicará a los asuntos propios de la actividad sindical.

            Estas horas sindicales, tal y como se establece en el artículo 37.3 ET, deberán ser preavisadas a la empresa surgiendo aquí dos temas a tratar: por un lado, que no se establece un plazo de preaviso, y por otro, la capacidad de la empresa para negarse a otorgar dichas horas.

            En primer lugar, dado que no está indicado plazo alguno para el preaviso, entienden los tribunales que basta con que ese preaviso se haga con buena fe y en términos de razonabilidad. Personalmente aconsejaría que el preaviso se dé en un abanico entre las 72 y 48 horas para asegurar que no haya ningún tipo de problema.

            En segundo lugar, precisamente por no existir este plazo tasado, entiende la jurisprudencia que se pueden denegar las horas sindicales siempre con justificación y con base en las razones organizativas que pueda dar la empresa. Así, la empresa podrá negarse a aceptar esas horas sindicales si suponen un grave perjuicio a la organización del trabajo.

            Para finalizar, se presume, iuris tantum, que el uso de esas horas sindicales será el adecuado por parte del trabajador, sin embargo, se obliga al mismo a justificar, aunque sea de una manera genérica, el uso que se ha hecho de esas horas. Es difícil, por otro lado, que judicialmente se permita una sanción por el mal uso de esas horas sindicales, dado que una gran parte de la corriente jurisprudencial entiende que al no estar durante esas horas bajo el poder de dirección empresarial del artículo 20 ET, no le corresponde tampoco a la empresa el poder sancionador. Existen algunas sentencias, sin embargo, que sí entienden que se produce un quebrantamiento de la buena fe contractual al realizar un mal uso de las horas sindicales.

Firmado: Miguel Alonso Carreño

Colaborador Permanente en Derecho & Perspectiva


  • Ley Orgánica 11/1985, de 2 de agosto de Libertad Sindical.
  • Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

Miguel Alonso Carreño

Colaborador Permanente en Derecho & Perspectiva

Latest posts by Miguel Alonso Carreño (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *