Liberland: la nueva Sion de los liberales, el micro-estado más nuevo del mundo

Hay un lugar en el mundo en el que la Libertad es el nombre del país. Esa franja que era “terra nullius” fruto de una disputa territorial entre Croacia y Serbia en la orilla este del musical Danubio Azul, acabó siendo no ocupada por nadie y habitada por alguien que empezó a poner en práctica el sueño que tienen (o tenemos) todos los Libertarios Económicos: crear un estado completamente liberal denominado Liberland o Liberlandia.

     “La libertad no es un medio para conseguir un fin político mayor. Es en sí misma el fin político mayor”

Lord Acton

El 13 de Abril de 2015, Vít Jedlicka, constituyó el estado de Liberland sin aspiraciones de expandirse, tal y como el propio libertarismo aboga, sin aspiraciones de molestar a los países vecinos, tal y como promulgan los liberales. Solo 7 kilómetros cuadrados de pura libertad, convirtiéndose en el tercer Estado más pequeño del mundo. Y es que, el tamaño no importa, lo importante es ser libres. (Liberlandia Sitio Web, s.f.).

Pero Vít no llega a res nullius y crea un estado de la nada. “Quería fundar un país distinto: donde se vivieran todas las libertades, fuera del alcance de las fuerzas políticas y que existe en otras partes del mundo como Singapur o Hong Kong, pero no en el centro de Europa”

Vive y deja vivir” es el lema de Liberlandia. Es el mismo lema que los propios Liberales reclaman. Y es que el liberalismo ni es pecado (como decía Carlos Rodríguez Braun), ni es lo que se dice que es. Libertad plena en todos los ámbitos representan el verdadero Liberalismo materializado en Liberlandia. Aun así, ¿qué pasa ahora? ¿podemos llegar a una terra nullius y plantarnos y exclamar “hey, proclamo mi Estado” y esperar al reconocimiento internacional? El Derecho Internacional aunque a veces inútil, en este caso es contundente. Y no es tan fácil como parece ser estado reconocido en nuestro mundo

¿Cómo se fundó Liberland? Legalidad y requisitos para ser Estado de Montevideo, 1933

Vit tenía el sueño de fundar “Un país distinto: donde se vivieran todas las libertades, fuera del alcance de las fuerzas políticas y que existe en otras partes del mundo como Singapur o Hong Kong (…).” (BBC Mundo, 2015). Teniendo la posibilidad de poder fundar un Estado totalmente liberal, buscó entre varios puntos del globo terrestre diferentes “tierras de nadie” en las que enclavarse; y encontró el territorio olvidado que quedó olvidado tras la desmembración de la Antigua Yugoslavia entre Croacia y Serbia. Clavó la bandera de Liberland y fue elegido Presidente por su novia y su amigo de la infancia, los dos únicos que le acompañaron al principio de esa “aventura”.

Suena muy idílico el poder descubrir una terra nullius y fundar nuestro Estado, ¿pero es esto posible? El artículo 1 de la Convención sobre los derechos y deberes de los Estados de Montevideo de 1933, afirma que: “El Estado, como persona de Derecho internacional, debe reunir las condiciones siguientes: 1) población permanente, 2) territorio determinado; 3) gobierno; 4) capacidad de entrar en relaciones con otros Estados.” Analicemos.

Territorio o espacio físico, no tiene duda. Poco más de seis kilómetros cuadrados con unos límites fijos a la orilla del Danubio lo confirman. Además, ni Serbia ni Croacia reivindicaron esas tierras, ni están bajo administración o mandato de otro Estado, ni está siendo disputado entre otros Estados. (Díez de Velasco, 2013)

¿Y población? Según el D.I, es “el conjunto de personas que de modo permanente habitan en el territorio del Estado y están en general unidas a éste por el vínculo de la nacionalidad” (Díez de Velasco, 2013) sin tener deferencia por el número de habitantes así como otros aspectos del grosso de la población. Que sea una población permanente significa que básicamente tenga carácter de estabilidad en el territorio. Y he aquí la cuestión: ¿Tiene Liberland una población permanente? En un inicio eran solo tres con vocación de estabilidad en el territorio, Vit, su novia y un amigo. Y decidieron iniciar en la página de internet de Liberland un formulario de inscripción para obtener la “ciudadanía”. (Notilogia, 2016) Han recibido casi medio millón de solicitudes y la llegada de muchos voluntarios. Pero rellenar el formulario no significa automáticamente ser ciudadano, sino que con los riesgos del mundo, el propio Vit afirmaba que iban a a realizar un cuidadoso proceso de otorgamiento de la ciudadanía a las personas que han postulado a través de nuestra página de internet. Esperamos dar nuestras primeras 100 ciudadanías próximamente, después de que los solicitantes cumplan todos los requisitos”. (BBC Mundo, 2015).

Recordemos los requisitos de Montevideo 1933: población, territorio y gobierno. Díez de Velasco, dice que el gobierno es la expresión de la organización política del Estado, y ha sido motivo de discusión y abuso sobre todo en el caso de los pueblos indígenas o nómadas, a los que no se les consideraba pertenecientes a un Estado y por ello se consideraba que el territorio era terra nullius y ocupable, aplicando la Doctrina del Descubrimiento (UNECOSOC, 2010). La propia Corte Internacional de Justicia afirmará que “cada Estado posee el Derecho fundamental de decidir y de poner en práctica cómo entiende su sistema político, económico y social” (Asunto de las actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua, 1986), dándonos a entender que en realidad, como decía la canción “no importe la raza ni el color de la piel”; no importa la raza del Estado sino que reúna las condiciones. Al parecer, el aspecto del “Gobierno” es algo a observar en la República Libre de Liberland, si bien el presidente Vit fue elegido democráticamente (porque poca discusión quedaba) por su novia y su amigo. El propio Estado se conforma como una república constitucional con elementos de democracia directa. El Gobierno se diseñaba como un poder ejecutivo de 10 a 20 miembros con una fuerza pseudo-policial pero sin ejército. Aunque analizaré a posteriori brevemente la organización “estatal” (recuerdo que el estado aquí es mínimo, puesto que es la expresión del Liberalismo puro), la situación en la que actualmente se encuentra es entre comunidad y estado, a juicio propio, si bien es relevante el hecho de que enacte una Constitución y tenga un proyecto estatal, lo que le diferencia de otros microestados del mundo.

Hasta aquí parece correcto. Hasta que llegamos al punto 4 de Montevideo 1933: “Capacidad de entrar en relación con otros estados.” Aquí es donde Liberland encontrará sus grandes obstáculos. La relación entre Estados implica un reconocimiento mutuo de soberanía y además la capacidad de poder entrar en contacto, diplomático (con legaciones), político y económico. El reconocimiento de un Estado no suele implicar su existencia, pero a la postre, su existencia o importancia lo exige. Que Kosovo no sea reconocido por España pero sí por 113 países hace que exista de iure y de facto. (Kosovo, 2016) y que sea sujeto de Relaciones Internacionales. El propio Derecho Internacional Público reconoce que el Reconocimiento de estados es per se un acto jurídico que consta de dos fases: que se constate que el Estado se constituyó y que se inicien sus relaciones internacionales. (Díez de Velasco, 2013). Aun así, Liberland dista mucho de tener la situación de Kosovo. En primer lugar, Serbia y Croacia no reconocen su creación, si bien el pasado Enero del 2017 (es decir, este año), Vit acudió al parlamento croata y fue escuchado en la propia sesión de la institución animando la cooperación entre Croacia y Liberland, ensalzando además la independencia de Croacia y los beneficios que la creación de este nuevo país puede suponer para su vecina. Pero ¿qué países han reconocido Liberland? En primer lugar el micro-estado autoproclamado independiente del Norte de Sudán, y es el único micro-estado (que ni siquiera tampoco está reconocido) que acepta a Liberland de iure. No hay ningún otro estado en el globo que reconozca ni siquiera de facto a este nuevo Estado, y se debe a su desconocida situación, el poco peso de las ideas liberales en Europa (los partidos económico-liberales tienen poco arraigue en la mayoría de los Estados Europeos) y además a la escasa consistencia de Liberland. Tampoco es útil hablar del reconocimiento del Gobierno: en general suele ir ligado al reconocimiento de los Estados y tampoco es aplicable la otra casuística (Universidad Autónoma de México): no estamos en guerra, no hay un gobierno considerado ilegítimo por otro estado (por ejemplo, durante la Dictadura del General Francisco Franco en España, el gobierno de la II República Española se refugió en México y este Estado sólo reconoció al último como Gobierno legítimo de España)… Aunque la Teoría de la Efectividad del DIP (Díez de Velasco, 2013) establezca como criterio general para reconocer a un gobierno el ejercicio del control real y efectivo sobre ese territorio y la población, es bastante dudoso la manera de ejercer el control, en tanto en cuanto: la población es escasísima (101-150 a Septiembre de 2016 según la página oficial del Estado) y se pide la ciudadanía por un formulario online, y el control efectivo sobre el territorio existe al ser res nullius y ambos países vecinos no tener menor interés en efectuar el poder sobre esa franja de tierra al lado del Danubio.

Por lo tanto, ¿es Liberland un Estado?, personalmente (y aunque me duela) no lo es ni siquiera de facto. Su reciente creación también le impide ser un Estado. Y su situación actual no se compara a Transnistria, Osetia del Sur, Abjasia ni Chechenia por ejemplo.

Organización y constitución

El Gobierno de Liberland (Nolan, 2015), tiene 20 representantes oficiales cuyo mandato dura 5 años y que está limitado a dos (siendo 10 años el máximo). Siguiendo las ideas liberales, no tendrá fronteras cerradas ni aduanas, y la contribución fiscal al Estado (es decir, impuestos), será voluntaria y para proyectos específicos que se utilicen: como una cuota. Liberland quiere ser el paraíso de todos los liberales económicos: la máxima libertad individual, libertad absoluta de movimiento, de elección, gobierno reducido a la organización política y la seguridad, apertura de fronteras y libertad económica. Además, no ha olvidado el principio de un Estado democrático: una constitución, que además está disponible en su página web a modelo de las europeas, enunciando los principios, derechos y deberes fundamentales, la organización del Estado, la aprobación de leyes y separación de poderes… Unos artículos dignos de análisis y lectura. Además, prevé unas leyes básicas para el gobierno provisional, teniendo en cuenta de que su sistema político va a requerir de mayor población y sobre todo de un mayor desarrollo. Nunca debemos de olvidar que este Estado apenas tiene casi dos años de creación.

Los poderes del Estado de Liberland son muy parecidos a la amada democracia griega. Un gobierno colegiado de 20 personas, un poder legislativo con elementos de democracia directa, una Asamblea y un Consejo representativo; y un poder judicial independiente y muy sujeto a su independencia. (Free Republic of Liberland Constitution Draft, 2015)

Pero es que Liberland, está recibiendo el apoyo económico de empresas y otras organizaciones. ONGs como Liberland Settlement Association, apoyan económica y políticamente la creación de Liberland. Como el gasto es mínimo, la contribución privada es enorme. Y hablando del poderoso caballero, la moneda oficial todavía no se ha formalizado pero se ha establecido una idea de criptomoneda, utilizándose de momento los conocidos como bitcoins.

En cuanto a su papel europeo, Vit quiere formar parte del espacio Schengen y de la European Economic Free Trade Zone, pero no piensa unirse a la Unión Europea, además criticada por los partidos libertarios de Europa.

Conclusión

Ójala Liberland pudiera ser un Estado. En una tierra de nadie, sin derramamientos de sangre y sin guerras de por medio, se ha creado un paraíso libertario que podría ser el primer paraíso fiscal nacido para serlo y lleno de Libertad. La cuestión es puramente temporal, reconozco que apenas ha pasado tiempo desde su creación para establecer perspectivas. Aun así, el aumento de ideas más “diferentes” en Europa y también el mayor papel del liberalismo económico en la vida político-social de nuestros días (como la creación de nuevos partidos políticos libertarios, cumbres, asociaciones y ONGs), parecen que dan esperanza a aquellos que nos gustaría ver realizados nuestros sueños en estos 7 kilómetros cuadrados. Uno de los mayores defectos que se puede ver en el reconocimiento de Estados es la aplicación de la generalidad y no el análisis propio. San Marino es un micro-estado reconocido, y sin conflicto internacional de por medio, su reoconocimiento ha sido pacífico y conforme, y no es comparable la situación de San Marino a Kosovo, al igual que Kosovo no tiene la misma situación que Abjasia, pero Abjasia tiene el mismo marco que el territorio de Nagorno-Karabaj. Una posible predisposición de los estados colindantes a Liberland y quizás un apoyo extraordinario de un futuro independiente Hong Kong, pudieran ayudar a su formación y reconocimiento total.

Pero todavía queda tiempo, y tiempo al tiempo a que este estado sea algún día lo que quiere ser, la república libre de Liberland.

Natalia Cosío del Río

Colaboradora en Derecho & Perspectiva


Fuente:

  • Asunto de las actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua, 131 (Corte Internacional de Justicia 27 de Junio de 1986).
  • BBC Mundo, R. (13 de Agosto de 2015). “El hombre que fundó Liberland, un país en tierra de nadie en el centro Europa”. Obtenido de BBC Mundo: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150812_sociedad_cultura_nuevo_pais_liberland_serbia_croacia_amv
  • Díez de Velasco, M. (2013). Instituciones de Derecho Internacional Público. (18º ed.). (J. T. Vota, Ed.) Madrid, España: Tecnos.
  • Free Republic of Liberland Constitution Draft. (2015).
  • Kosovo, M. o. (2016). International Recognitions of the Republic of Kosovo. Obtenido de http://www.mfa-ks.net/?page=2,224
  • Liberlandia Sitio Web. (s.f.). Obtenido de http://www.liberlandia.es/
  • Nolan, D. (23 de Abril de 2015). Welcome To Liberland: Europe´s newest State. Obtenido de news.vice.com: https://news.vice.com/article/welcome-to-liberland-europes-newest-state?utm_source=vicenewsfb
  • Notilogia. (23 de Febrero de 2016). Obtenido de “¿Cómo Aplicar Para la Ciudadanía en Liberland?”: http://www.notilogia.com/2016/02/como-aplicar-para-la-ciudadania-en-liberland.html
  • UNECOSOC. (2010). Estudio preliminar sobre las consecuencias para los pueblos indígenas de la teoría jurídica internacional. Estudio, Organización de las Naciones Unidas, Consejo Económico y Social, Foro Permanente para las cuestiones indígenas., Nueva York. Obtenido de http://www.un.org/esa/socdev/unpfii/documents/E.C.19.2010.13%20ES.pdf
  • Universidad Autónoma de México. (s.f.). Capítulo VII: El Reconocimiento de Estados. Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Obtenido de https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/7/3262/8.pdf
Natalia Cosío del Río

Natalia Cosío del Río

Natalia Cosío nace en Madrid en 1995, donde permanece hasta hoy en día y donde realiza todos sus estudios. Actualmente, se encuentra en cuarto curso del doble grado de Derecho y Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia de Comillas, ICADE. Ha completado su formación académica con otras como formación musical, artística y cultural. Apasionada por viajar y conocer mundo, el marketing y el derecho, participa de forma activa como Marketing en el grupo local de ICADE de la asociación de estudiantes de derecho de Europa, ELSA. En cuanto a su futuro, lo tiene claro: ejercer la abogacía en la rama de Civil y poder ayudar a lo que todos somos: personas y sus vidas.
Natalia Cosío del Río

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *