Primer texto europeo sobre robótica

Habemus texto Europeo sobre robótica. Y aunque queda todavía mucho camino y es sólo un proyecto de informe con recomendaciones, ya se sientan las primeras bases y los pilares de lo que podría ser una futura Directiva (la primera en materia de robótica) europea en esta materia. Sin duda habrá modificaciones a lo largo de un viaje que se prevé largo y complejo, pero ello queremos poner de manifiesto que la robótica ya está aquí y parece que ha llegado para quedarse. Así parece confirmarlo el Proyecto de Informe elaborado por el Parlamento Europeo,  en el que da recomendaciones destinadas a la Comisión sobre normas de Derecho civil sobre robótica (2015/ 2103 (INL).

Dada la importancia y extensión del informe, en Derecho&Perspectiva queremos hacer un sucinto resumen con los aspectos más importantes del Texto, a fin de que el lector pueda tener una idea general de lo que sin duda será la semilla de una regulación europea (la primera en materia de robótica) en los próximos años y que seguirá las directrices del presente texto.

El propio texto cita el monstruo de Frankenstein creado por Mary Shelley y el mito clásico de Pigmalión, pasando por el Golem de Praga o el Robot de Karel Capek, e incluso cita las ya conocidas leyes de Asimov. ¿Por qué ? Porque hasta ahora la robótica y la inteligencia artificial nos parecía más ciencia ficción que realidad. A años luz, en un un futuro muy lejano. Sin embargo, los recientes  y cada vez más sorprendentes y numerosos avances en este campo, han hecho que nos replanteemos nuestra configuración del Derecho y que se barajen nuevos desafíos y retos jurídicos en el sector legal.

Robolaw ya era un proyecto Europeo que analizaba esta cuestión desde un enfoque multidisciplinar para preparar un campo hasta ahora desconocido pro el mundo jurídico: el apasionante y desconocido mundo de la robótica.

Considera el texto que “ahora que la humanidad se encuentra a las puestas de una era en la que robots, bots, androides y otras formas de inteligencia artificial cada vez más sofisticadas parecen dispuestas a desencadenar una nueva revolución industrial – que va a afectar a probablemente a todos los estratos de la sociedad- resulta de vital importancia que el legislador tenga en cuenta todas las consecuencias que ello entraña”.

Como se desprende del texto, entre los años 2010 y 2014 las ventas de los robots aumentaron un 17% de media cada año, y en el año 2014 las ventas registraron el mayor incremento anual.

El texto tiene en cuenta que los principales motores de crecimientos son los proveedores de componentes de automoción y la industria electrónica y eléctrica, triplicando las solicitudes anuales de patentes en el sector de la tecnología robótica. También tiene en cuenta que el desarrollo de la robótica y la inteligencia artificial puede conllevar que los robots asuman gran parte del trabajo que realizan los seres humanos.

Otra preocupación que se desprende del texto es el peligro de la seguridad física que sufrirían los humanos en el caso de que un robot fallara (fallos de sistemas, ataques informáticos contra robots interconectados y sistemas robóticos ). Otra cuestión igualmente preocupante que se extrae del documento que traemos a colación es el tema de propiedad de los datos, protección de datos personales y la privacidad, así como los problemas éticos y consecuencias en la dignidad humana en caso de que los robots sustituyan a los humanos a la hora de prestar cuidados o hacer compañía, o los conflictos que podrían darse en caso de sustitución o desaparición de puestos de trabajo.

Teniendo en cuenta que en varios países extranjeros, (EEUU, Japón, China, Corea del Sur,) se están proponiendo adoptar mediadas reguladoras en el ámbito de la robótica y de la inteligencia artificial, en Europa se ha considerado necesario elaborar un texto que abarque todas estas cuestiones.

El texto considera que “la Unión Europea podría desempeñar un papel esencial a la hora de establecer principios éticos básicos de obligado cumplimiento, para el desarrollo, programación y la utilización de robots, y de la inteligencia artificial, así como para la incorporación de dichos principios en la normativa y los códigos de conducta europeos, con el fin de conformar la revolución tecnológica de modo que sierva a la humanidad y se compartan al máximo beneficios de una robótica avanzada y de la inteligencia artificial”.

Debido a los impresionantes avances tecnológicos, está previsto, que los robots, no sólo desarrollen “actividades típica y exclusivamente humanas sino que el desarrollo de rasgos cognitivos y autónomos ( como la capacidad para tomar decisiones independientes y la capacidad para aprender de la experiencia) ha hecho que estos robots se asimilen cada vez más a agentes que interactúan con su entorno- señala el texto-”. Por tanto se plantea como cuestión fundamental, la responsabilidad jurídica derivada de la actuación perjudicial de u robot .

Cuanto más autónomos sean los robots, menos se les podrá considerar como meros instrumentos en manos de otros agentes (como el fabricante, el propietario, el usuario…) por tanto considera el texto que la “normativa general sobre responsabilidad resulta insuficiente y precisa de nuevas normas que se centren en cómo una máquina puede considerarse parcial o totalmente responsable de sus actos u omisiones, que, como consecuencia de ello, resulta cada vez mas urgente abordar la cuestión fundamental de si los robots debe tener personalidad jurídica”.

Deja abierto el debate de la condición y pertenencia de los robots a una de las categorías jurídicas existentes ( personas físicas, personas jurídicas, animales u objetos) o incluso de la creación una nueva categoría, con sus propias características y repercusiones en lo que se refiere a atribución de derechos y obligaciones incluida la responsabilidad por daños.

Señala el texto que teniendo en cuenta que en el actual marco jurídico, los robots no pueden, en sí mismos ser considerados responsables de los actos u omisiones que causan daño a terceros, que las normas vigentes en esta materia de responsabilidad abarcan aquellos casos en los que es posible remontarse hasta un humano concreto (como fabricante, el propietario o el usuario) a quien imputar la acción u omisión del robot, considera que en el supuesto de que un robot pueda tomar decisiones autónomas , la normativa tradicional no bastará para establecer su responsabilidad.

El texto habla de la Directiva 85/374 CEE del Consejo de 25 de Julio de 1985, que solo cubre los daños ocasionados por los defectos de fabricación de un robot a condición de que el perjudicado puede demostrar el daño real, el defecto del producto y la relación de causa a efecto entre el defecto y el daño (responsabilidad objetiva o responsabilidad sin culpa), pero es consciente de que pese al ámbito de aplicación de esta Directiva, el marco jurídico actual no sería suficiente para cubrir los daños causados.

El texto – bien estructurado,documentado y argumentado, y que recomiendo leer detenidamente-  nos invita a reflexionar sobre muchos aspectos de la robótica. A continuación expondremos algunos de sus puntos más destacados:

 

1.-Definición de robot

Se pide a la Comisión que proponga una “definición europea común de robot autónomo inteligente” y de sus subcategorías. Para ello entiende que deben tomarse en consideración las siguientes características:

  • Adquiere autonomía mediante sensores y / o mediante el intercambio de datos con su entorno, e intercambia y analiza datos.
  • Dispone de capacidad de autoaprendizaje.
  • Tiene un soporte físico.
  • Adapta su comportamiento y acciones al entorno.

También pide a  la Comisión la creación de un Sistema de Registros de Robots avanzados y unos criterios para su clasificación.

 

2.- Necesidad de implantar unos principios éticos en materia de robótica.

Se considera necesario establecer un marco ético que sirva de orientación en materia de diseño, producción y uso de robots. Además, el texto propone en el anexo, un marco en forma de Carta que comprende un código de conducta para los ingenieros en robótica, un código deontológico destinado a los comités de ética de la investigación para la revisión de los protocolos de robótica y licencias tipo para  los diseñadores y los usuarios. Todo ello para garantizar la seguridad humana, intimidad, integridad, dignidad, autonomía y propiedad de datos, y basándose en principios de beneficencia , no maleficencia y autonomía, así como en los principios consagrados en la Carta de los Derechos fundamentales de la Unión (como la dignidad humana, los derechos humanos, la igualdad, la justicia y la equidad, la no discriminación y no estigmatización, la autonomía y la responsabilidad individual, el consentimiento informado, la privacidad,y la responsabilidad social, además de en los actuales códigos y prácticas éticas).

 

3.- Agencia Europea.

El texto defiende la creación de una Agencia Europea para la robótica e Inteligencia Artificial, “que proporcione la experiencia técnica , ética, y normativa necesaria para apoyar la labor de los agentes públicos pertinentes, tanto a nivel de la Unión como a nivel de los Estados miembros, a la hora de garantizar una respuesta oportuna, bien informada antes las nuevas oportunidades y retos que plantea el desarrollo tecnológico dela robótica”.

 

4.- Derechos de propiedad intelectual y flujo de datos.

Hace constar el texto, que “no hay disposición jurídica alguna que se aplique específicamente a la robótica, pero que las doctrinas y los regímenes jurídicos vigentes, pueden aplicarse fácilmente a esta, aunque algunos aspectos requieran especial consideración”  y pide a la Comisión que proponga un enfoque equilibrado en materia de derechos de propiedad intelectual aplicados a las normas sobre equipos y programas informáticos.

 

5.-Vehículos autónomos.

Considera que el sector automóvil es el que precisa más urgentemente de normas de ámbito europeo y mundial que garantice el desarrollo transfronterizo de los vehículos autónomos.

Señala a demás que las normas actuales de Derecho Internacional Privado en materia de accidentes de tráfico aplicables dentro de la Unión no necesitarían modificarse urgentemente para adaptarlas al desarrollo de los vehículos autónomos.

 

6.- Robots asistenciales y robots médicos.

Advierte el texto que sustituir a las personas por humanos en materia asistencial y aspectos fundamentales de cuidados, podría deshumanizar la prestación de cuidados.

En cuanto a los robots médicos, subraya la importancia de una formación y una preparación adecuada de los médicos y auxiliares sanitarios con el fin de garantizar el nivel más elevado posible de competencia profesional y proteger la salud de los pacientes.

 

7.- Rehabilitación e intervención en el cuerpo humano.

Señala el texto que “el gran potencial de la robótica en el ámbito de la rehabilitación de órganos dañados y el restablecimiento de funciones corporales reducidas, y aunque es consciente de las complejas cuestiones que suscita, pide que se establezca un Comité de ética sobre robótica en hospitales y otras instituciones sanitarias, y pide a la Comisión y a los Estados miembros, que desarrollen directrices para ayudar a este Comité”.

 

8.- Drones.

Subraya la importancia de un marco europeo de los sistemas de aeronaves pilotadas a distancia (RPAS) para preservar la seguridad y privacidad y pide a la Comisión que realice un seguimiento de las recomendaciones hechas en la Resolución del Parlamento Europeo de 29 de Octubre de 2015 sobre el uso seguro de los sistemas de aeronaves pilotadas de forma remota ( RPAS), conocidos como vehículos aéreos no tripulados (UAV).

 

9.- Previsiones en el ámbito de la formación de empleo.

Preocupa a la Comisión cómo afectará esta nueva realidad al empleo, así como la escasez de profesionales en el sector de las TIC.

Considera que la industria digital, las propias mujeres y la economía europea, saldrían ganando si se consiguiera que más mujeres jóvenes  se decanten por una carrera digital y pide a la Comisión y a los Estados miembros, que pongan en marcha iniciativas para apoyar a las mujeres en el Sector de las TIC.

Pide a la Comisión que empiece a supervisar más estrechamente la evolución del empleo, con especial énfasis en la creación y pérdida de empleo y puestos de trabajo, para determinar en qué ámbitos se está creando empleo y en cuáles se está destruyendo debido a una mayor utilización de los robots.

 

10.- Responsabilidad.

Como ya adelantábamos al inicio del texto, se considera que la responsabilidad civil de los robots es una cuestión fundamental que debe abordarse a escala de la Unión.

Considera que el futuro instrumento legislativo, debe prever, como regla general, la aplicación de la responsabilidad objetiva, lo que únicamente exige probar que se ha producido un daño y el  establecimiento de un nexo causal entre el comportamiento perjudicial del robot y los daños causados a la persona perjudicada.

Señala como posible solución a esta responsabilidad civil, la obligatoriedad de un seguro de responsabilidad civil, complementado con un fondo para garantizar la reparación del daño en los casos de ausencia de cobertura de seguro.

Y pide a la Comisión que cuando realice una evaluación de impacto de su futuro instrumento legislativo, explore las posibles soluciones jurídicas tales como:

  • Establecer un régimen de seguro obligatorio.
  • Establecer un fondo de compensación.
  • Establecer un régimen de responsabilidad limitada  para el fabricante , el programador, el propietario o el usuario
  • Decidir si es conveniente un fondo general para todos los robots autónomos inteligentes o un fondo individual para cada categoría de robots.
  • Crear un número de inscripción individual, que figure en un registro específico de la Unión.
  • Crear una personalidad jurídica específica para los robots ( de modo que al menos los robots autónomos más complejos, puedan ser considerados como personas electrónicas con derechos y obligaciones específicos , incluida la obligación de reparar los daños que puedan causar).

 

11.-Conclusiones.

El texto (que es de una calidad excelente y de un interés jurídico e histórico sin precedentes, es fruto de largos años de estudio sobre la materia) y se completa con un Anexo a la propuesta de resolución en la que se dan Recomendaciones detalladas respecto al contenido de la propuesta solicitada. Además incluye el texto una Carta sobre robótica,  un Código de Conducta ética para los ingenieros de robótica, un Código deontológico para los Comités de ética de la Investigación. Licencia para los diseñadores  y para los usuarios y en general una serie de directrices que son fruto de muchos años de trabajo multidisciplinar que abarca cuestiones no sólo jurídicas sino técnicas, éticas, psicosociales… Un texto pionero que será la semilla de una futura regulación europea en esta materia y que sienta las bases de una normativa robótica en Europa. Un texto imprescindible que sin duda pasará a los anales de la historia jurídica.

 

Autor: Miriam Guardiola Salmerón.
Colaboradora en Derecho & Perspectiva. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *