¿Qué es la CNMC? ¿Cómo funciona?

Antes de entrar de lleno en la CNMC, conviene recordar que, hasta el año 2013 (año en que se crea la CNMC) contábamos con gran cantidad de organismos reguladores enfocados cada uno a un sector en particular:

  • La Comisión Nacional de Energía.
  • Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones.
  • Comisión Nacional de la Competencia.
  • Comité de Regulación Ferroviaria.
  • Comisión Nacional del Sector Postal.
  •  A partir del año 2010, se crearon sucesivamente tres organismos más.

-Organismo regulador del sector del transporte.

-Nacional del Juego.

-Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria.

-Consejo Estatal de Medios Audiovisuales.

La gran cantidad de organismos reguladores (en concreto ocho) hizo ver al Gobierno la necesidad de plantear la revisión del sistema, tomando en cuenta una serie de motivos (que se justifican en la Exposición de Motivos de la Ley 3/2013, de 4 de junio, de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, ley que denominaremos en adelante, Ley 3/2013).

  • Por un lado, garantizar en el mercado y en los diferentes sectores de la actividad económica la seguridad jurídica y confianza institucional. Es necesario para ello un conjunto de normas claras, un desarrollo institucional adecuado, previsibilidad.
  •  Como segundo criterio, la necesidad de racionalizar los gastos de las Administraciones Públicas.
  • Adaptarse a la transformación de los sectores administrados, siendo necesario en muchos casos una visión integrada.

Tomando estos motivos como los esenciales, se promulga la Ley 3/2013, para crear una Comisión Nacional de Mercados y la Competencia que fusione todas las funciones de todos los organismos reguladores mencionados anteriormente, para buscar un correcto funcionamiento los mercados y sectores supervisados, que también conocemos como sectores regulados.

Como en esta entrada (sin perjuicio de las posteriores que pueda redactar sobre la CNMC) quiero explicar a grandes rasgos, qué es y para que sirve, comenzaremos por definir su objeto (art. 1.1 de la Ley 3/2013), su naturaleza jurídica (art. 2.1 de la Ley 3/2013) y finalmente su independencia institucional (art. 3 y 4 de la ya citada ley)

1445619974_870229_1445620357_noticia_normal-2

  • Su objeto: garantizar, preservar y promover el correcto funcionamiento, la transparencia y la existencia de una competencia efectiva en todos los mercados y sectores productivos, en beneficio de los consumidores y usuarios. Para ello ejercerá sus funciones en todo el territorio español y en todos los mercados y sectores económicos.
  • Es un organismo dotado de personalidad jurídica propia, con plena capacidad pública y privada que goza de autonomía orgánica, funcional e independencia del Gobierno, demás administraciones y por supuesto, del mercado. Como no podría ser de otra manera, se somete al control parlamentario y evidentemente, al judicial. La encontraremos adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad.

Por tanto, es un organismo regulador, que garantiza la libre competencia y regula todos los mercados y sectores productivos de la economía española con el objeto de proteger a los consumidores.

Como nos podemos imaginar, un organismo de estos caracteres debe ser independiente, y es por ello por lo que nos encontramos con un reconocimiento de independencia de cualquier interés comercial o empresarial, así como la prohibición a su personal y miembros de la Comisión de solicitar o aceptar instrucciones de ninguna entidad pública o privada. Sin perjuicio de la colaboración con las CC.AA, la A.G.E. y otros organismos europeos.

¿Cuáles son, con carácter general sus funciones?  Las encontramos en el art. 5 de la Ley 3/2013:

  • Las centradas en garantizar, preservar y promover el correcto funcionamiento, la transparencia y la competencia efectiva en los sectores regulados, siempre atendiendo al interés de los consumidores:
    • Supervisar los sectores regulados. 
    • Función arbitral, de derecho o de equidad, remitiéndonos a la Ley de arbitraje o leyes especiales (tal arbitraje no tendrá carácter público).
    • Aplicar, entre otras normativas, laley 15/2007 de 3 de julio; el TFUE…
    • Realizar estudios e investigaciones así como,
    • Todas aquellas que estén previstas en las leyes.
  • Ahora bien, también actuará como un órgano consultivo, pudiendo ser consultado en especial por, por ejemplo, Cámaras Legislativas Gobierno, CC.AA, Colegios Profesionales, Cámaras de Comercio…
  • Es interesante mencionar que es competente para impugnar ante la jurisdicción competente los actos de las Administraciones Públicas sujetos al Derecho administrativo y las disposiciones generales de rango inferior a la ley de los que se deriven obstáculos al mantenimiento de una competencia efectiva en los mercados.

En los artículos 6 en delante de la Ley 3/2013, se hace referencia a la supervisión y control de los sectores particulares (como el ferroviario o el postal) con sus caracteres propios. Finalmente, en su artículo 12, hace referencia a su función de resolución de conflictos.

Consta de dos órganos de gobierno, un presidente y un consejo (formado por diez miembros elegidos por el Parlamento) cuyo mandato será de seis años no renovables. Este Consejo se compone de dos sales, que se mantendrán informadas mutuamente y formadas por cinco miembros cada una: la Sala de Competencia y la Sala de Supervisión Regulatoria.  Constará además de cuatro direcciones de instrucción (Competencia, Energía, Telecomunicaciones, Sector Audiovisual y Transportes y Postal)

Como vemos es un organismo fundamental para los sectores regulados. Hay que tener en cuenta de forma considerable sus resoluciones, dictámenes y sanciones en todas aquellas materias sometidas a regulaciones especiales. En posteriores entradas continuaré hablando del la CNMC y de sus caracteres esenciales.

La CNMC protege a los consumidores, empresarios y ciudadanos. A los consumidores porque la competencia entre vendedores permite un mayor número de ofertas, mayor variedad de las mismas y sobre todo, mejor calidad a menores precios. A los empresarios porque permite que se respeten unas reglas de competencia efectiva, que les permita desarrollar sus negocios y finalmente a todos los ciudadanos ya que la producción nacional será más competitiva.

Si bien es cierto, la CNMC como resultado de la fusión de los organismos que mencionamos anteriormente pretendía alcanzar una mejor supervisión de los mercados desde una perspectiva integrada y el evitar un marco institucional complejo e innecesario (con lo que se eliminan organismos, evitando posibles duplicidades y problemas de seguridad jurídica) junto con cierto ahorro presupuestario, no ha estado exenta de detractores. Algunas de las críticas vertidas argumentan que no es un modelo asentado en Europa y en la OCDE, que han desaparecido organismos muy prestigiosos como la antigua CNC, pero sobre todo la pérdida de especialización en las funciones desempeñadas.

Firmado: José Ignacio Herce Maza.
Derecho & Perspectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *