Sobre la responsabilidad internacional del estado: ¿cuándo, cómo y por qué?

Conjuntamente con otras materias la responsabilidad internacional ha sido objeto de codificación en el siglo XX.

Todo tipo de comportamiento por parte de un Estado que se considere por el Derecho Internacional como ilícito desemboca y provoca la responsabilidad internacional del mismo. Es uno de los principios más arraigados en la doctrina y uno de los más presentes en la jurisprudencia.

La negación de este principio reduciría a la nada al Derecho Internacional y sería poner en tela de juicio la existencia misma de éste, que es el encargado de ordenar las relaciones entre los sujetos de Derecho Internacional, particularmente de los Estados. 

Aunque toda violación de la normativa internacional supone daño, el resultado lesivo puede desprenderse además de actividades legítimas eventualmente dañosas y también del riesgo, siempre y cuando su potencial materialización haya sido objeto de oportuna cobertura preparatoria por vía convencional.

Los comportamientos de los sujetos de Derecho Internacional pueden ser valorados desde el punto de vista de su conformidad o contrariedad con dicho ordenamiento jurídico; en este último caso se habla de hechos ilícitos. Por tanto podemos considerar que el origen de la responsabilidad internacional lo constituye el hecho internacionalmente ilícito. 

Aunque en principio es posible distinguir en DI entre acto ilícito (generador de responsabilidad para el sujeto contraventor) y acto inválido (falto de las condiciones requeridas para el despliegue de efectos jurídicos y que da lugar a su nulidad), el carácter peculiar del DI hace que tal diferencia se relativice llegando a convertirse el acto nulo ejecutado en acto ilícito.

Teniendo en cuenta lo expuesto, es posible definir el hecho internacionalmente ilícito como un hecho atribuible a un sujeto jurídico internacional que por ende constituyendo una violación o infracción del DI, lesiona derechos de otro sujeto u otros sujetos de dicho ordenamiento, o incluso derechos o intereses de los que sería titular la propia comunidad internacional, dando lugar de forma directa a la responsabilidad del sujeto autor del hecho. En lo que respecta a los sujetos del hecho internacionalmente ilícito cabe tener en cuenta que pueden ser Estados y Organizaciones Internacionales.

Los elementos que componen la responsabilidad internacional cabría decir que son 4: objetivo o material, subjetivo o régimen de imputabilidad, daño y reparación. 

El elemento objetivo es la violación de una obligación internacional. Dicho esto, el elemento subjetivo se refiere a que la violación de la obligación debe ser imputable a un sujeto. El daño, a que esta violación de obligación imputada a un sujeto, debe haber producido un daño a otro sujeto o a la comunidad internacional (importante y fundamental). 

Por último, si se han cumplido los tres elementos anteriores, se debe dar el cuarto, la reparación del daño. De ahí que la naturaleza de la responsabilidad internacional suponga la existencia de una relación nueva entre el sujeto al que se atribuye la violación de una obligación jurídico internacional y el sujeto o sujetos (un Estado, varios Estados, una OI…) cuyo derecho subjetivo resulta afectado por dicha violación. 

Partiendo de la distinción entre normas primarias (las que imponen a los Estados determinadas obligaciones) y normas secundarias ( las que determinan las consecuencias jurídicas del incumplimiento de las obligaciones establecidas en las normas primarias), el tema de la responsabilidad internacional por el hecho ilícito caería, obviamente, en el ámbito de las normas secundarias.

Las premisas sobre las que se ha venido asentando tradicionalmente la reglamentación jurídica del hecho internacionalmente ilícito y de sus consecuencias, serían las siguientes:

  1. El origen o fundamento de la responsabilidad internacional lo constituye el hecho internacionalmente ilícito como hecho que contraría o infringe el DI.
  2. La relación nueva surgida con ocasión de la comisión de un hecho internacionalmente ilícito es una relación de Estado a Estado.
  3. Dicha relación es por regla general una relación bilateral, directa, entre el Estado titular de un derecho subjetivo lesionado por el hecho ilícito y el Estado al que se atribuye este hecho.
  4. Las consecuencias de todo hecho que origina una relación de responsabilidad se traduce, en términos generales, en una obligación de reparar a cargo del Estado al que el hecho es atribuible. 

El interés de la materia de la responsabilidad internacional se manifiesta en los sucesivos intentos de codificación tanto privado como oficial, llevados a cabo hasta el presente. En el plano de la codificación oficial destaca la tarea codificadora desarrollada bajo los auspicios de la SDN a través de la Conferencia de Codificación de la Haya en 1.930. Se elaboró un proyecto de diez artículos que no llegó a presentarse al pleno de la Conferencia debido a las discrepancias surgidas.

Posteriormente, sobre las base de algunos informes de los años 60, y de las observaciones de algunos gobiernos, la CDI llegó a aprobar un proyecto de artículos sobre la responsabilidad del Estado por hechos internacionalmente ilícitos‖ en agosto de 2.001, recomendando a la AG que tomara nota y estudiara la posibilidad de convocar una conferencia internacional.

Paralelamente al estudio por parte de la CDI, la propia Comisión ha emprendido el examen de la responsabilidad objetiva o por riesgo, incluyendo al efecto en 1.978 en su agenda el tema de la responsabilidad internacional por las consecuencias perjudiciales de actos no prohibidos por el DI. 

Pero tras constatar que en este tema había dos elementos diferentes, la prevención y la responsabilidad internacional, decidió en 1.997 abordar los dos temas por separado. De esta forma, en 2.001 aprobó un proyecto sobre Responsabilidad internacional en caso de pérdida causada por un daño transfronterizo resultante de actividades peligrosas.

A modo de resumen y en virtud de lo anterior, cabe reseñar que la doctrina suele señalar como elementos del hecho internacionalmente ilícito, 4: 

  1. La existencia de una conducta (acción u omisión) con relevancia en el plano jurídico internacional.
  2. El hecho de que con esa conducta se viole una obligación establecida por una regla de DI en vigor.
  3. La posibilidad de atribuir dicha conducta a un sujeto de DI.
  4. La circunstancia de haberse producido un daño o perjuicio como consecuencia de la acción u omisión contraria a aquella obligación.

Según el proyecto de artículos de la CDI también, un hecho internacionalmente ilícito consiste en que el comportamiento atribuible al Estado constituye una violación de una obligación internacional a su cargo.

 

¿Reparación del daño?

La consecuencia normal del hecho internacionalmente ilícito es la responsabilidad internacional de su autor. 

Esta consecuencia, a diferencia de otras posibles como la nulidad del hecho, se conecta con el derecho subjetivo lesionado ya que se es responsable frente a alguien. En este sentido aparece la noción de daño o perjuicio resultante para uno o varios sujetos de Derecho ante la transgresión por otro sujeto de una obligación jurídica a su cargo. 

Este daño causado con la comisión del hecho ilícito es el que en general da lugar a la obligación de reparar. Pero esta obligación de reparar cubre en realidad dos aspectos distintos en DI: 

-La reparación del daño o perjuicio. 

-La vuelta a la legalidad o cesación de la situación ilícita.

A esos dos aspectos se refiere el proyecto de la CDI en su segunda parte. Así el artículo 30 establece que, tratándose de hechos ilícitos de carácter continuo y sin perjuicio de la responsabilidad en que haya incurrido el Estado autor, éste está obligado a poner fin al hecho. Por otro lado el artículo 31 dispone que el Estado responsable está obligado a reparar íntegramente el perjuicio causado por el hecho internacionalmente ilícito.

 

Firmado: Tristán Enrique Vilert Alirangues.

Colaborador Permanente en Derecho & Perspectiva.


 

Fuentes:

– Compendio de Derecho Internacional Público, Oriol Casanovas, Ed. Tecnos, 2016

– Instituciones de Derecho Internacional Público, Manuel Díez de Velasco, Ed. Tecnos, 2013

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *