¿Tomador, propietario y lesionado de un mismo vehículo?

El objetivo del Seguro Obligatorio del Automóvil es amparar a las víctimas de los accidentes de tráfico.

En España, el seguro del automóvil está regulado por el Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Esta normativa se ocupa de enunciar que es el conductor de vehículos a motor el responsable en virtud del riesgo creado por la conducción de estos, de los daños causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación.

La duda surge cuando pensamos si cualquier persona podría tener derecho a una indemnización con motivo de un accidente de tráfico o si va a recibir el mismo tipo de indemnización el conductor del vehículo no culpable y los ocupantes del mismo.

 

El derecho a recibir una indemnización surge cuando tenemos un accidente y no somos culpables del mismo, la posible indemnización va a ser valorada por el tiempo de curación de las lesiones y las posibles secuelas que haya podido ocasionar el accidente. Los  conductores u ocupantes de cualquier tipo de vehículo que no son culpables de un accidente, peatones o ciclistas van a poder tener derecho a una indemnización por los daños soportados.

Va a ser la compañía de seguros del conductor culpable de un accidente la encargada de valorar la posible indemnización que pueden recibir los lesionados por los daños y lesiones sufridas como consecuencia del mismo.

¿Qué documentos debo aportar para una valoración más adecuada de las lesiones sufridas por un accidente de tráfico?

Entre los documentos más importantes a la hora de poder justificar las circunstancias en las que se produjo el accidente es la declaración amistosa, declaración que debe ir firmada por las dos partes que han sufrido el accidente.

Es importante tras sufrir un accidente, llamar a las autoridades, las cuales realizarán un atestado donde se exponen las declaraciones de las partes implicadas, testigos, daños materiales, estado de la vía, reportaje fotográfico, donde van a indicar además la causa principal del accidente y el responsable de la misma.

Deberemos aportar el informe médico de urgencias donde se va a determinar qué es lo que necesita el lesionado para evolucionar adecuadamente, se detallará un tratamiento para los días posteriores al accidente y se indicará donde y en qué plazo debe acudir a un médico bien de atención primaria o a un especialista. Además del informe inicial de urgencias, deberá aportar todos aquellos informes relativos al siniestro que le fueran entregando con posterioridad.

Una situación destacable, diferente a lo que sucedía con el anterior baremo de tráfico, es que la aseguradora de la parte contraria y responsable del siniestro, deberá ponerse en contacto para indicar que un médico valorador se pondrá en contacto con el lesionado para orientar al mismo por si existiera una forma más rápida y adecuada para alcanzar la estabilidad o curación de las lesiones.

7c7c638ef981276293e3733a3f885395_M

El artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro de la Circulación  de Vehículos a Motor, en adelante LRCSCVM,  estima que el simple uso o posesión del automóvil, implica un riesgo y este riesgo es suficiente para desplegar la responsabilidad en caso de un siniestro, no sólo en el conductor, sino también en el propietario.

 

Pero, ¿qué ocurre cuando el propietario de un vehículo es atropellado por su propio coche?

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en su sentencia de 14 de septiembre de 2017, ha entrado a valorar el hecho de que la víctima de un accidente de tráfico sea el propietario del vehículo implicado en el siniestro y tomador del seguro pudiendo llegar a recibir una indemnización por accidente.

Este Tribunal ha entrado a valorar esta situación como consecuencia de que el Tribunal Judicial da Comarca desestimó por infundada su pretensión, en particular porque, con arreglo a la legislación portuguesa, el propietario del vehículo está excluido del conjunto de posibles beneficiarios del seguro suscrito.

La resolución del TJUE, apoya lo que ya había determinado con anterioridad, en el caso de que la persona asegurada para conducir el vehículo viajara en él como ocupante en el momento del siniestro, su situación jurídica debe asimilarse a la de cualquier otro ocupante.

Es decir, el hecho de que el asegurado sea el causante del accidente, no le excluye del concepto de “tercero víctima”. Por analogía, este Tribunal ha resuelto que el hecho de que un peatón atropellado sea el tomador del seguro y el propietario del vehículo causante del accidente, no permite excluirle de esa misma consideración.

Por tanto, la circunstancia de que se encontrara fuera del automóvil no puede justificar el trato desigual que se le pretende dar en este caso por parte del los Tribunales Portugueses.

 Es importante destacar que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha precisado que los Estados miembros deben ejercer sus competencias en el ámbito de la Responsabilidad Civil respetando el Derecho de la Unión y que las disposiciones nacionales que regulan la indemnización de los siniestros que resulten de la circulación de los vehículos automóviles no pueden privar al Derecho de la Unión de su efecto útil.

Este Tribunal destaca que el Derecho de la Unión se opone a una normativa nacional que permita denegar o limitar de manera desproporcionada el derecho del ocupante a ser indemnizado por el seguro obligatorio de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos automóviles, por el mero hecho de haber contribuido a la realización del daño.

Debemos por tanto tener presente, que la normativa aplicable en los Estados Miembros de la Unión Europea, tras la sentencia de 14 de septiembre, no va a poder restringir u oponerse a valorar una indemnización por el seguro obligatorio de responsabilidad civil a los ocupantes tanto del vehículo responsable del siniestro como del que recibe el impacto por parte del contrario.


Fuente | Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor.

Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Más Información  |  http://www.eleconomista.es/legislacion/noticias/8613527/09/17/El-atropellado-por-su-propio-vehiculo-tiene-derecho-a-indemnizacion.html

“Un peatón puede ser indemnizado por su seguro obligatorio si es atropellado por su propio vehículo”, Jurisprudencia comentada, Diario La Ley.

Prestaciones en caso de accidente. Unidad de víctimas de accidentes. Dirección General de Tráfico. http://www.dgt.es/Galerias/seguridad-vial/unidad-de-victimas-de-accidentes-de-trafico/aspectos-sociales/prestaciones-caso-accidente.pdf

Sentencia de 14 de septiembre de 2017 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Imagen | https://www.vigoe.es/vigo/sucesos/item/5231-la-policia-local-interroga-a-un-conductor-por-el-atropello-mortal-de-peinador

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *