Trabajador y empresa: ¿pacto de no competencia postcontractual?

El mercado laboral en España parece remontar a ritmo de contrataciones en lo que en términos absolutos se refiere, recuperándose poco a poco la población en edad de trabajar que desempeña una actividad laboral, ya sea de forma temporal o indefinida, dependiendo de las necesidades, exigencias e intereses tanto de la parte que contrata como del contratado.

A la hora de firmar un nuevo contrato laboral, surgen por parte del trabajador todas esas dudas que a todos nos han surgido alguna vez: qué cláusulas incluirá, qué duración tendrá, cuales serán las condiciones laborales… y revisamos el mismo concienzudamente para no encontrarnos al final con alguna mala sorpresa que no nos interese.

Las empresas por su parte se reservan una serie de derechos que conviene estudiar previamente para poder entender bien el funcionamiento de aquello que estamos firmando y a lo que nos estamos comprometiendo, y una de ellas (en ciertos ámbitos se produce con mayor frecuencia que en otros) es la conocida como cláusula o pacto de no competencia postcontractual. Pero, exactamente ¿de qué estamos hablando? 

Por pacto de no competencia postcontractual podemos entender aquel pacto en virtud del cual las obligaciones (de acción u omisión) por parte del empleado toman vigencia y legitimidad en el cumplimiento a partir de la extinción de la relación laboral. Pero no solo surgen obligaciones para el trabajador, sino que las mismas convergen para ambas partes; ya que el trabajador o empleado se compromete firmemente a verse impedido para realizar las mismas funciones en otra empresa de la competencia durante un periodo de tiempo estimado. A su vez la empresa debe hacer efectivamente patente la idea de que hay y existe un interés (del tipo que fuere) cuya protección es consecuencia del acuerdo al cual llegan las partes por libre voluntad.

Aún así, muchos trabajadores se encuentran con que a la hora de la firma del contrato con la empresa viene ya reflejada esta cláusula, convirtiéndose en una especie de contrato de adhesión en el cual sin haber aún desarrollado ninguna actividad para la empresa, ya se hace latente y firme el compromiso posterior. Este punto legalmente aún no se hace jurídicamente criticable aunque sí desde el punto de vista moral en virtud de los derechos del trabajador.

Como ejemplo representativo, ciertas compañías aseguradoras, al contratar a nuevos gestores de cuentas, se encuentran con ello al inicio de su relación laboral, no surgiendo por parte de dicha empresa ningún tipo de compensación de rango económico ni retributivo por ello, siendo por tanto dicha cláusula nula de pleno derecho en virtud de diferentes sentencias de ciertos Tribunales de Justicia Autonómicos, quedando absoluta y plenamente liberado el trabajador de la obligación de no competencia impuesta bajo el acuerdo.

La compensación que he citado debe de establecerse en el momento de la conformación y ratificación de la obligación, no a posteriori, a riesgo de volverse la misma inválida en su aplicación de suceder de tal forma. El abono de la misma puede realizarse al finalizar el periodo de no competencia, siendo el límite temporal a su vez no superior a los 2 años, a riesgo de convertirse en motivo para la invalidez. 

Dicho pacto, como todo, se basa en un acuerdo inter partes cuyo surgimiento puede dirimirse y darse en cualquier momento de la relación contractual laboral entre empresa y trabajador, de principio a fin. Vaya por delante.  En cuanto a su regulación podemos situarla en el Estatuto de los Trabajadores, concretamente en su artículo 21.2 en la cual se especifica todo lo desarrollado anteriormente.

En referencia al interés del empresario y la empresa reflejado en el pacto, surge la disyuntiva de si el mismo debe hacerse efectivo desde el momento en el que finaliza éste o bien y en cambio desde que termina la relación laboral por parte ya sea del trabajador o del empresario o de mutuo acuerdo. En este aspecto, en sentencias del Tribunal Supremo y del TSJ de Madrid se denotan las diferencias de criterio.

Pero ¿dicha cláusula de no competencia siempre y en todo caso surtirá efectos de cumplirse los requisitos para su aplicación y conformación? 

Pues sí, con total independencia del motivo bajo el cual la relación contractual haya finalizado (del motivo por el cual el trabajador abandone su puesto en la empresa para la que prestaba funciones), dicho pacto de no competencia surtirá plenos efectos a la poste.

¿Responsabilidades penales? 

Se hace válida la cláusula de carácter penal que emana el pacto de no competencia para el caso de que se extinga el contrato de trabajo. A su vez tampoco supondría una renuncia en lo que a derechos se refiere que el trabajador se haya visto obligado a emitir una indemnización hacia la empresa con una cuantía que estaría en torno al doble del montante que hubiere percibido; por lo que además de ello se abre la posibilidad de dejar reflejadas las indemnizaciones para los casos de incumplir el pacto sin suponer ello de forma directa ni indirecta una construcción errante de violación o renuncia de derechos.

¿Regímenes de franquicia? ¿Cómo afectan?

La franquicia es un modelo de negocio cada vez más consolidado en la estructura y el desarrollo del tejido empresarial español, sufriendo un auge de demanda en los últimos años sobre todo de crisis, paradójicamente.

Aquí los pactos de no competencia extracontractuales, son regulados de forma que las condiciones bajo las cuales se puede o se abre la posibilidad de pactar la prohibición al comprador de imitar los bienes, modelo, o servicios tras la puesta fin del acuerdo, protejan al negocio ya sólido, quedando a su vez bien protegido cualquier uso del know-how posterior a la terminación de dicho contrato que une a las partes, no sólo en el territorio sino en cualquier otro lugar distinto, sin periodo de tiempo estipulado (para siempre) en virtud de la regulación europea, aunque nuestro Derecho es menos agrio y permite mayores libertades regulatorias dentro del marco de competencia desleal. 

Firmado: Tristán Enrique Vilert Alirangues.
Redactor en Derecho & Perspectiva.


Fuentes:

– Derechomercantilespana.blogspot.com

– Estatuto de los Trabajadores

– Carlosguerrero.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *